"Este espacio está dedicado especialmente a la Sierra de Guadarrama, y uno de los objetivos será introducirse en la toponimia serrana. Quien esto escribe busca en las montañas toda la esencia que encierran; el paisaje, la historia, o la cultura, son elementos que uno considera inseparables y que forjan el sentimiento hacia la naturaleza, más alla del caracter meramente deportivo. Por ser una afición a la que dedico menos tiempo del deseado, que nadie busque aquí una referencia de esta Sierra, para lo cual hay otros medios y autores; solo se pretende mostrar rincones, y tratar de interpretar lo que se nos ha transmitido con el paso de los años. Pasen y lean con tranquilidad."

Riscos, Canchos, y Cantos de La Pedriza II

Cancho de las Biólogas

Ubicación: El Cancho de las Biólogas es una torre granítica que se encuentra en la Pradera de Navajuelos, y en el extremo occidental del grupo de riscos del Cancho de la Herrada.

Altitud: 1760m aproximadamente

Acceso: Hay diferentes formas de llegar a las cercanías del risco, siempre desde la Pradera de Navajuelos, y todas ellas trabajosas. Tres de las diversas posibilidades son: desde el Collado de la Dehesilla por el PR que sube hacia la Pared de Santillana (pared S del Cancho de la Herrada) y pasa por la Pradera de Navajuelos; desde el Tolmo por las Buitreras y Cancho Amarillo y Pradera de Navajuelos; o bien remontando el Arroyo de la Ventana y por la senda de la Ladera de los Forestales hasta las cercanías del Cancho Buitrón, y entrar al extremo O de la Pradera de Navajuelos.


© Texto y fotografía de Rafael Rodríguez

Riscos, Canchos y Cantos de La Pedriza I

La Mujer y el Hato (izq.) y El Centinela (derch.)

Ubicación: Pedriza Anterior, extremo oriental de la Umbría Calderón, entre Los Fantasmas y El Yelmo.

Altitud: 1670m aprox.

Acceso: El más directo, por sendero de montaña desde las cercanías del Tolmo.


© Texto y fotografía de Rafael Rodríguez



Viejos topónimos de La Pedriza (II). Los Togados.

Hará algo más de tres años cuando llegó a mis manos un documento fechado en 1912, más concretamente la vieja revista Alrededor del Mundo, en la que se incluía un artículo titulado "Los Cantos de La Pedriza", y en el que se hacía referencia a las caprichosas formas del singular paraje granítico. El autor del texto describía una serie de cantos y riscos, algunos tan populares hoy en día como el Pinganillo Grande (Pájaro), o el del Berrueco. La transmisión generacional de los topónimos en La Pedriza no siempre ha sido fiel y rigurosa, con el paso de los años, entre los montañeros y escaladores, habiendo nombres que han perdurado inalterados en el transcurrir del tiempo; otros fueron cambiados a capricho del observador que se dejaba llevar por su imaginación, quedando el nombre primitivo en desuso; y los hay que han quedado en el más absoluto olvido. Este último, es el caso de uno de los riscos que aparece en dicho artículo del año 1912, el de Los Togados.

Fidela Fernández, "La Fifi" de Manzanares el Real

En un blog cuyo principal objetivo (aunque no el exclusivo) es la divulgación de los aspectos culturales e históricos de la Sierra de Guadarrasma, bajo el punto de vista de un humilde caminante, no podía faltar el recuerdo a un personaje que formó parte de la historia de España, así como ser historia inseparable de La Pedriza. Estoy hablando de Fidela Fernández de Velasco Pérez, popularmente conocida como La Fifi.

Caminos Puricelli y de los Campamentos, Cercedilla 18-9-16

"Son las montañas mudos testigos de lo que el ser humano hace y deshace en sus cumbres, laderas y valles; de las transformaciones que el hombre las ha llegado a causar; y han visto pasar por ellas a gentes fatigosas que se ganaban la vida extrayendo aquello que les daría un beneficio; o simplemente a quienes buscaban en ellas lo que la ciudad no les ofrecía. Una de esas montañas es La Peñota, que en las décadas centrales del siglo XX vio como cientos de niños y jóvenes pasaban los veranos acampados a los pies de su ladera E. Hoy las praderas de los campamentos son bucólicos calveros donde las vacas pastan y sestean ajenas a la historia."

Pico Majalasna desde Camorritos (Cercedilla) 10-9-16

"El primer pico de la izquierda, visto desde el valle del guadarrama, es más bajo que los otros seis y queda algo separado, como campando por sus respetos...El vagabundo, que viene de empaparse en la Peñota, le mete el diente a los Siete Picos por el más bajo y solitario...Para entretenerse, el vagabundo piensa, en el pico primero, en los porqués de la compañía y la soledad. Lope de Vega decía que la pena nunca viene a buscar las soledades. Todo podría ser..."
Camilo José Cela
Cuaderno del Guadarrama

CANTABRIANDO 2016 y III, Cascadas de Lamiña o de Úrsula (Ruente, Cantabria) 29-7-16

"Para rematar esta trilogía de paseos por Cantabria, se ha elegido una zona de interior en la comarca de Saja-Nansa y término municipal de Ruente, en el bajo Cabuérniga, allí donde los valles presumen del verde de sus prados y bosques, donde el agua corre a pesar del duro estío, y la arquitectura configura parte del carácter de estas tierras. Hoy salimos a la búsqueda de las Cascadas de Lamiña, también conocidas como de Úrsula".

Peña la Cabra nocturna (Sierra del Rincón) 3-9-16

"La Sierra del Rincón, que algunos estudiosos integran en la de Ayllón por la estructura y composición de su paisaje, y otros especialistas en la materia la definen como sierra de transición entre la de Guadarrama y la de Ayllón, y que hace varias décadas la denominaron "Sierra Pobre" (cuya belleza no justifica ese apodo), nos brinda una tranquilidad que cuesta encontrar, de manera general, en otros entornos montañosos cercanos a la capital. Si ya de por si Peña la Cabra es una cumbre poco visitada, en comparación con sus vecinas de Guadarrama, hacerlo al atardecer nos garantiza una soledad absoluta, de tal manera que solo las estrellas han sido nuestras compañeras en buena parte de la caminata. Cumbre modesta en cuanto a su altitud, como al esfuerzo por alcanzarla desde el Puerto de la Puebla, se antoja poco atractiva para muchos excursionistas y montañeros que buscan objetivos más relevantes (para ellos). Hemos subido unas cuantas veces a esta montaña, pero nos faltaba conocerla bajo el manto de las estrellas, pudiendo decir hoy que hemos sentido la versión oscura de Peña de la Cabra. Volveremos, seguro, que nos quedan círculos por cerrar."

CANTABRIANDO 2016 II, Punta de Sonabia (Sonabia, Cantabria) 28-7-16

"El litoral cántabro en general, y el sector oriental en particular, se caracteriza por la alternancia de playas de dorada arena, con los acantilados rocosos azotados por las mareas; de estos últimos se diferencian claramente las rasas marinas, de los macizos cársticos que caen verticales al mar, y cuyos abruptos relieves conforman accidentes geográficos de gran vistosidad como los cabos, puntas, playas y acantilados. La pequeña población de Sonabia mira al mar Cantábrico entre los macizos del Monte Candina y el Alto de Cerredo, y arropada por las cercanas playas de Valdearenas y Oriñón, situándose entre ambas una punta que se adentra en el mar y que según el punto desde donde se divise adopta forma de ballena, de ahí que a la Punta de Sonabia o Cabo Cebollero, se le denomine Cabo Ballena o Ballena de Oriñón. Para los amantes del paisaje, este espolón que se alza sobre el mar algo menos de treinta metros, se convierte en visita obligada."

CANTABRIANDO 2016 I, Monte Cincho (Arnuero, Cantabria) 27-7-16

"Tiene Cantabria una perfecta simbiosis entre el mar y la montaña, si bien los Picos de Europa son los reyes de las cumbres cántabras, existen otras alturas menores que sin la majestuosidad de la caliza no desmerecen en ser visitadas, siendo algunas de ellas perfectos miradores al mar Cantábrico, como es el caso del Monte Cincho en la comarca de la Trasmiera. Sus menos de trescientos metros sobre el cercano  nivel del mar lo convierten en un agradable paseo, con el remate de unas vistas privilegiadas desde el mirador de su cumbre."